El Pensamiento Estratégico Directivo (I)



Las empresas que no incorporen las herramientas de Pensamiento Estratégico a las decisiones de la empresa esta desaprovechando gran parte de su potencial. 

Esto se demuestra porque después de 2.500 años de historia, desde la aparición de los documentos sobre “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu, queda  demuestrado que hablar de estrategia es hablar de personas en conflicto, y que el sentido común, la sicología, la oportunidad y el conocimiento son los elementos cardinales sobre los que debe girar una buena estrategia en el ámbito empresarial, militar, geopolítico, deportivo, etc. 


¿Qué es el Pensamiento Estratégico?

El pensamiento estratégico es una de las herramientas más útiles que todo dirigente  puede cultivar. Es una inversión de incalculable valor, principalmente porque tiene que ver con la consecución de unos objetivos y la resolución de sus problemas inherentes. Es decir, es una herramienta para conseguir lo que queremos, de la mejor forma posible para superar las dificultades.

El pensamiento estratégico ha estado siempre muy ligado al ámbito militar y es aquí donde más se ha desarrollado. Sin embargo el mundo de la empresa ha estado muy vinculado también al pensamiento estratégico, incluso intercambiando fuentes, conocimientos e inspiración, pues, en el fondo, la esencia de las cosas es la misma, hay un objetivo final, ya sea ganar una guerra o establecerse en un mercado y hay una serie de formas de hacerlo, la estrategia intenta dilucidar la mejor de todas ellas para un caso concreto.

No es algo de genios, es el resultado del trabajo y el sentido común, donde se hace necesario interiorizar los conflictos y hacerse las preguntas adecuadas, para ampliar el conocimiento y profundizar en el análisis. Para ello hay que saber una serie de claves para poder implementar un pensamiento estratégico a lo que hacemos y aumentar las posibilidades de tener éxito .


El Pensamiento Estratégico vigente es una recopilación de toda sabiduría acumulada por el hombre desde el comienzo de los tiempos, para  ser capaz de optimizar la toma de decisiones frente a los conflictos que se plantean. Cuando el Pensamiento Estratégico recurre al pasado no es para repetir las estrategias exitosas, sino para acumular los conocimientos, las experiencias y los indicadores que provocaron los resultados pasados, para ser capaces de prevenirlos en el futuro. De esta forma los estrategas aprenden a interpretar los conflictos,  tomando las decisiones más ventajosas  para sus intereses.

El Pensamiento Estratégico es dinámico y se aplica no solo en el momento previo a la planificación estratégica, sino como vigilante permanente del cumplimiento de la estrategia, esquivando las dificultades que se presenten a lo largo de la planificación, gobernado sus desviaciones y enderezando el rumbo hacia la misión deseada.


El Pensamiento Estratégico ofrece una perspectiva liberada de ideas preconcebidas. La realidad ya no se presenta de forma monocolor, sino de tantos colores como personas la puedan percibir. No importa solo lo que nosotros pensemos, sino lo que puede llegar a pensar cada uno de los oponentes desde su particular punto de vista.

Con el desarrollo del Pensamiento Estratégico aprenderá a peguntarse el porque de todo lo que ve y las razones ocultas que lo han provocado, logrando de esta forma una gran ventaja frente a sus oponentes.
Si tuviéramos que definir que es el Pensamiento Estratégico lo señalaríamos como una capacidad humana fruto de su inteligencia, que les ayuda a visionar y pronosticar situaciones de conflicto que obstaculicen el cumplimiento de sus objetivos y que le permite afrontar esos conflictos desde una situación de ventaja.

Más información >>>  EL PENSAMIENTO ESTRATEGICO (II)

Alfiz (c)