MEDIACIÓN DE EMPRESA

El objetivo de las empresas es competir en el mercado evitando o minorando el mayor número de conflictos que pudieran entorpecer la actividad empresarial. Por este motivo las empresas más inteligentes recurren a las opciones de negociación a través de la Mediación para evitar la judicialización de los conflictos.

Las empresas están formadas por personas que toman decisiones, desarrollan actividades y se relacionan en el entorno de trabajo internamente y externamente con otras personas. Y cada uno de estos aspectos puede ser causa de conflictos que repercute en el adecuado funcionamiento de la empresa.

Esta demostrado que los conflictos interdepartamentales-interpersonales llevan a la incomunicación entre las personas y a veces provoca una escalada del enfrentamiento interpersonal, donde el perjudicado colateral es siempre la empresa.

También se han demostrado los riesgos y el tiempo que supone para la dirección de la empresa implicarse directamente como juez en cierto tipo de conflictos que afectan a la empresa, arriesgándose a tomar decisiones en las que siempre habrá una parte que se sienta perjudicada.

Otro ámbito importante son los conflictos societarios, como los que se dan entre los distintos órganos de gobierno o entre los accionistas. A veces las mayorías legales provocan efectos indeseados que afloran más adelante y otras veces se producen votaciones o porcentajes de bloqueo de fuerzas que perjudican a todos por falta de comunicación entre las partes.

En todos estos casos un experto Mediador de Empresa, que sea externo y neutral, será capaz salvar la barrera de la incomunicación e iniciar un proceso de negociación hablando con los diferentes actores y estableciendo un plan con objetivos y compromisos que permitan resolver el conflicto en varias fases.

"La dimensión del conflicto es
directamente proporcional a
la cantidad de intereses en juego"



Alfiz (c)